Cómo hacer tu propio Juego

Pensando en qué regalarles a los niños me acordé de un juego bien simple pero muy divertido. Se trata de Twister, un clásico de todos los hogares. Por aquí parece que no lo conocen tanto, así que me pareció el regalo perfecto para los niños y quizás también para toda la familia. No obstante, comprarlo parecía demasiado fácil, ¿porque no hacerlo yo misma? Y así es como se me ocurrió crear mi propio Twister.

Algo a tener en cuenta, es que hacer tus propios juegos no siempre te ayudará a ahorrar dinero, ya que el tiempo invertido y en este caso los materiales han salido más caros que si hubiera comprado el juego en la tienda. Pero para mí, lo más importante es que de esta forma enseñas a los niños que no siempre se trata de comprar, uno también puede inventar y hacer las cosas por sí mismo y con materiales bien diversos.

Este juego no tiene demasiados detalles, por lo que hacerlo desde cero no ha sido muy complicado. Simplemente necesitas una tela blanca de 2×2 metros, 6 trozos de fieltro de color rojo, amarillo, azul y verde, pegamento para tela y… ¡manos a la obra!

Para hacer los círculos utilicé un plato pequeño como molde -a falta de compás una siempre encuentra un buen sustituto-, luego recorté cada circulo con unas tijeras básicas, de las que usas para el papel, y seguidamente empecé a pegarlos uno por uno sobre la tela blanca. Para ello compré un pegamento de secado rápido, en otros proyectos había usado pegamento de tela básico pero el tener que esperar horas a que se seque da mucho más trabajo, sobre todo teniendo en cuenta las dimensiones del proyecto y el espacio que ocupa.

En cuanto al tablero, se me ocurrió usar un plato de papel, recorté círculos pequeños con el fieltro sobrante y los enganché alrededor del plato. Para los símbolos de los pies y las manos me aproveché de la bebé a la que cuido. Parecía bien curiosa por este proyecto así que la cogí y la hice partícipe de él. Además, son tan pequeños que le dan un toque muy cuco y personal. En este caso usé una pintura para sellos fácil de lavar y no tóxica.

Por último encontré la caja perfecta para el juego, ya que los niños están locos por Star Wars. He intentado que la caja no sea demasiado grande, para no ocupar tanto espacio, pero lo que sí he querido es hacer el juego lo más grande posible, para que podamos jugar todos juntos. Dentro de la caja también he incluido un papel con las instrucciones del juego y un lápiz para usar de flecha en el tablero.

Ahora solo falta abrir los raglos y… ¡a jugar!

Anuncios

¡Feliz Navidad!

Se acerca la Navidad y los aires festivos me han vuelto a despertar las ganas de ponerme a crear, ¡sobre todo teniendo en cuenta la de regalos pendientes por hacer! Es bonito intercambiar regalos… pero tenerlos todos listos a tiempo es una completa pesadilla. Este año la Navidad no se me presenta nada fácil. Sigo lejos de casa, por lo que pasaré estas fechas compartiendo las costumbres de la familia americana con la que vivo. Si quereis saber más sobre mi experiencia de Au Pair os invito a leer el artículo que he escrito: Cómo trabajar de au pair en Estados Unidos y Europa

Entender cómo funciona el intercambio de regalos en Estados Unidos ha sido todo un trabajo. Primero, estaba convencida de que Santa Claus pondría los regalos alrededor del árbol que fuimos a talar en una de las granjas que hay por la zona. –Así es, aquí he aprendido que hasta existen granjas para árboles de Navidad-. No obstante, para mi sorpresa, desde el día 1 de Diciembre empezaron a aparecer regalos bajo el árbol. Y es que… ¿qué gracia tiene esperar que Santa Claus se encargue de todo el trabajo? Pues resulta que a parte de Santa Claus, todo el mundo participa en un intercambio de regalos. Así que ya me ves pensando en que puedo hacer para los padres, los cuatro niños que cuido, la vecina que siempre viene a jugar, los abuelos que nos han invitado a pasar unos días con ellos, la otra vecina que a veces se lleva a los niños al parque, la abuela que está estos días con nosotros… y esto aún sin contar con mi familia, con la que por primera vez no pasaré las Navidades. 

Una solución que he encontrado para toda esta locura ha sido aprovechar las manualidades que tenía planeadas con los niños. Es decir, he añadido el proyecto de arte dentro del regalo, de esta forma le da un toque mucho más especial. Por ejemplo, para no pasarme del presupuesto he decidido hacer un detalle pequeño para cada uno, como por ejemplo unos bombones, unas velas, un té, una taza… pero a su vez he añadido una manualidad dentro del regalo. En este caso he aprovechado la tradición de los calcetines navideños, por lo que con los niños hemos hecho unos calcetines con fieltro y dentro de ellos he colocado una chocolatina. A cada regalo le he puesto uno de estos calcetines y… ¡tachan! Este es el resultado: 

Como podéis ver cada calcetín está decorado con motivos de invierno y a más tiene el detalle de una mano, que es exactamente la mano de la niña de 3 años con la que trabajamos en este proyecto.

Otros proyectos en los que hemos trabajado han sido unas bolas de lana para decorar el árbol. Fáciles de hacer y bien bonitas. Aunque estas ya son más difíciles de poner dentro de un paquete. Pero si más no son una buena idea para aportar un detalle al árbol de Navidad. Podeís encontrar el tutorial de cómo hacerlas en Youtube

Si queréis saber más sobre cómo personalizar tus regalos, no os perdáis el próximo post en el que os enseñaré cómo preparar un juego DIY. Amànima ha estado estado un tiempo ausente pero como podéis ver seguimos con ganas de crear arte con nuestras manos.   

Tutú

Cotilleando tutoriales en Youtube me enamoré de un nuevo proyecto, y es que el canal de Ayuama Crochet siempre me deja con ganas de coger el ganchillo y ponerme a hacer cosas nuevas. Esta vez, puse a prueba mis habilidades para lograr un hermoso vestido.

En general, cuando tejo me cuesta empezar proyectos que consistan en prendas de ropa. No se porque pero me da la sensación de que hacer un vestido o un jersey ocupa mucho tiempo y entonces me aburriré y no lo terminaré. Un ejemplo de ello es una manta que empecé hará un año, creo que no tengo ni la mitad hecha… ¡pero es que hay tantas otras cosas que quiero hacer!

Los proyectos que ocupan entre dos o tres semanas son mis preferidos. Supongo que soy demasiado impaciente y cuando empiezo algo ¡no puedo esperar a verlo terminado! Por este motivo el vestido tutú que Ayuama Crochet propone en su tutorial me va como anillo al dedo.

Este proyecto es bastante sencillo, en un principio simplemente has de ir repitiendo el punto abanico para hacer un top como este:

Después, ni tan solo necesitas saber coser, solo hacen falta nudos para sujetar las tiras de tela entre los huecos del top. Y para la espalda, una cinta basta para sujetar, ajustar y decorar el vestido.

Para la parte de arriba del vestido usé el hilo de algodón sintético que me sobró del bikini que hice para mi prima. No es un material de alta calidad pero se lava fácilmente y, teniendo en cuenta que los niños son los expertos de las manchas, me pareció buena idea aprovecharlo. Para la parte de abajo, compré una tela fácil de cortar y manejar, puesto que para poder hacer cientos de tiras y después anudarlas al vestido, usar un tejido delicado no sería nada práctico.

Quedría volver a ser niña para poder estrenar este vestido… ¡me encanta!

MIA

Como os contamos en el post anteriornuestras vidas han dado un giro de 360º. Yo misma me encuentro al otro lado del Océano Pacífico y después de dos semanas de adaptación, creo que ya puedo empezar a decir que me siento contenta e ilusionada por todas las cosas nuevas que viviré durante mi estancia en Seattle.

Ahora, mi día a día está lleno de momentos de creatividad ¡así que no me puedo quejar! Estar a cargo de cuatro criaturas de entre 2 meses y 8 años de edad me llena de oportunidades para experimentar cientos de manualidades, DIY y muchas otras actividades. Creo que nunca había cotilleado tantos blogs de manualidades como en estas últimas semanas. Os puedo asegurar que cada noche cumplo con mis deberes y me lanzo a la búsqueda de algo creativo para hacer en los ratos muertos que tengo con los peques. Quizás pronto añadimos un apartado en el Blog para daros un feedback sobre las actividades que más me han gustado o que más han triunfado.

Hoy hemos celebrado el octavo cumpleaños de la niña mayor de la família con la que convivo. Y como no, no podía faltar un regalo handmade para este día tan especial. Os presento a Mia: su color favorito es el violeta, le gusta leer, investigar, las acrobacias y siempre tiene respuestas para todo.

¡Felicidades Mia!

Cambio de rumbo

Quizás algunos ya os habréis dado cuenta de que últimamente hemos dejado el blog un poco de lado. Estos últimos meses han sido un poco locura para Amànima y es que tenemos algunas novedades que contar.

Para empezar Irene ha vuelto a desaparecer del mundo en uno de sus viajes. A finales de abril decidió coger la bicileta rumbo a Santiago de Compostela y después de dos intensos meses finalmente ha logrado su objetivo, podéis seguir sus peripecias en su blog de viajes Crónicas de un argonauta.

Por otro lado, hace exactamente dos semanas que Marina cruzó el océano para empezar una nueva vida en los Estados Unidos de América. Allí le espera una gran aventura, y es que durante un año vivirá con una familia americana mientras se hace cargo de sus cuatro adorables diablitos.

Y… ¿qué pasará con Amànima? La verdad es que ahora mismo se nos está haciendo muy difícil el poder seguir con nuestros objetivos: actualizar el blog, realizar nuevos proyectos y mantener la tienda. No obstante, creemos que este cambio de rumbo es una gran oportunidad para ampliar nuestros horizontes y no queremos desaprovecharlo. Solo os pedimos algo de paciencia y veréis como poco a poco Amànima continúa creciendo.

Bikini Triangular

Tengo una prima que desde hace un tiempo vive en Holanda, se llama Noelia y le encanta la playa y el surf, quizás por eso está deseando volver pronto a Barcelona. Os cuento esto porque aún estando lejos, gracias a las redes sociales, ella nos sigue de cerca y hace unos meses me contactó para proponerme una idea: hacer un bikini a croché. De aquí salió el Bikini que os enseñé en el post anterior. La idea me encantó así que rapidamente (una vez terminado el mío) me puse a hacerle uno a ella. El resultado podeís verlo aqui.

Para este bikini utilicé el mismo tipo de hilo y patrón que en el anterior bikini, con la única diferencia que para la parte de arriba me he basado en una técnica diferente, la cual aprendí en el Video Tutorial de Carmen Espin.

Con este otro patrón la copa del bikini queda más definida, por lo que se ajusta mejor. A mi parecer este modelo es mejor para las personas con menos pecho, o para aquellas que les guste que la marca del sol sea lo más mínima posible. ¡Espero que mi prima lo disfrute!

Y vosotras ¿Ya teneis bikini?

Bikini a Croché

El verano se acerca y con él la playa y el momento de lucir bikini. En mi caso, me adelanté unos meses y con la llegada de la primavera empecé a tejer mi primer bikini a croché. Para ello me basé en el Video Tutorial de Ayuama Crochet, el cual está compuesto de tres partes: Parte 1Parte 2Parte 3 .

Tardé aproximadamente un mes en terminarlo y aunque el resultado no es perfecto… ¡estoy muy orgullosa de él! Durante mis tempranas vacaciones en Cuba lo he usado día sí día también. Os dejo algunas fotos para daros un poquito de envídia.

Para este bikini aprendí a tejer con hilo fino y a usar la aguja de croché 1’6. El hilo que usé es 100% algodón acrílico. En la tienda de lanas donde suelo ir me lo recomendaron para hacer bañadores, dado que resiste mejor la erosión del agua y no se empapa mucho.

La verdad es que siguiendo las instrucciones del video este bikini resulta fácil de hacer. No obstante, el mayor problema ha sido el de adaptar las instrucciones del tutorial al tipo de hilo que he usado y a las medidas de mi cuerpo. Más de una vez tuve que deshacerlo todo y volver a empezar. Pero bueno, una no puede esperar que todo le salga bien a la primera. Tendré que seguir ampliando mi colección de bikinis para disfrutarlos durante este verano.

¡Mi primer Bikini a Croché!