Turbante Trenzado

Hará un par de meses me enamoré de un turbante. Primero se lo ví a una chica en el metro, luego lo ví en pinterest y finalmente me decidí a hacerlo. Fuí a la tienda de lanas más cercana, compré 100 gr de lana extra merino color granatoso y me lanzé a la búsqueda de tutoriales por youtube.

La elaboración del turbante parecía sencilla: tres tiras simples que luego se entrelazan entre sí. Decidí utilizar las agujas de punto para practicar un poco, como las que yo tengo son de 4mm compré una lana de 4mm. Mis conocimientos de punto tampoco es que sean muy avanzados, así que me limité a hacer el punto jersey.

Cada tira consta de 8 puntos de ancho y 25 cm de largada. A medida que avanzaba me dí cuenta de que los 8 cm de ancho se quedavan en 4 cm, ya que las tiras se van enrollando y toman una forma casi cilíndrica. Por eso, al final tuve que hacer 4 tiras, en vez de las 3 que tenía planeadas. Además, al entrelazar las tiras para dar el toque trenzado, me dí cuenta de que el diámetro del turbante se reduce, ¡algo que no había previsto!

Si tuviera que volver a empezar, seguramente haría cada tira con 20 puntos de ancho y 30 cm de largada. No se si esto mejorará el resultado final (tendré que probarlo de nuevo). Aún así, no estoy descontenta con mi turbante trenzado. Puede que me quede un poco justo y que no cubra mucho las orejas, pero el color, la textura y la forma me encantan.

¡Al fin tengo un turbante trenzado!

Patrón: Conjunto de Gorro y Cuello

Hace un par de semanas os hablé de el Monográfico de Crochetare al cual asistí para aprender a tejer con agujas circulares. Hoy – ¡al fin! – os puedo presentar los resultados de mi trabajo: un gorro y un cuello de lana. Para este proyecto apliqué mis pocos conocimientos sobre el punto, las variaciones entre el punto del derecho y el punto del revés y el cierre progresivo a partir de disminuciones.

Utilizar las agujas circulares ha tenido sus pros y contras. Lo que más me ha gustado es el trabajar en circulo, consiguiendo un resultado totalmente uniforme al no tener que unir los extremos. Otro aspecto muy beneficioso es el tamaño reducido de las agujas circulares, lo que hace que sean mucho más cómodas de usar. Al no ser nada aparatosas, una puede tejer perfectamente en el tren, sin molestar a nadie.

Por el contrario, lo que no me termina de convencer es la definición del punto, ya que como otras personas me han comentado el tejido no queda tan pulido. Esto también deve sumarse a mi falta de experiencia. Además, al usar unas agujas con un cable de 100 cm, cada dos por tres tenía que ir reajustando el tejido y resultava un poco cansino y molesto, pero esto tiene fácil solución, puesto que existen agujas con cables de menor tamaño.

A continuación os dejo los pasos que he seguido a la hora de tejer el gorro y el cuello, es un patrón bien sencillo ya que es totalmente para principiantes¡como yo! -. Lo que hay que tener en cuenta que las medidas pueden variar dependiendo del tipo de lana y de si te gusta más o menos ajustado.

Patrón Gorro:

Empezamos con 68 puntos. Trabajaremos con 2 puntos del derecho y 2 puntos del revés hasta alcanzar los 5 cm de grosor. Seguiremos haciendo solo el punto del derecho hasta alcanzar los 20 cm. Para ir cerrando introduciremos las disminuciones. Haremos una vuelta de disminuciones y dos normales, y repetiremos hasta que las agujas no nos permitan trabajar más. Por último pasaremos un hilo por los puntos y cerraremos el gorro.

Patrón Cuello:

Hacemos 70 puntos. Trabjaremos con 3 puntos del derecho y 2 puntos del revés. Al alcanzar los 40 cm de largo (aprox.) cerramos los puntos y dejamos el cuello listo.

Como podeis ver, ¡estoy muy contenta con mi nuevo cuello y gorro de lana!